5 beneficios de leer: cómo puede ayudar a nuestro cerebro

|


La lectura suele ser uno de los pasatiempos más elegidos por las personas en todo el mundo. Es que no sólo dejan adentrarnos en miles de universos distintos, llenos de misterio, aventura o romance (por sólo nombrar algunos). Más allá de esto, leer trae grandes ventajas a nivel cognitivo y psicológico. Conoce cuáles son los beneficios de leer y cómo puede ayudar a nuestro cerebro.

¿Cuáles son los beneficios de leer a diario?

En primer lugar, es importante que comprendas que probablemente no reconozcas los beneficios de la lectura el primer día que lo pongas en práctica. Esto significa que, para poder sacarle provecho a la lectura, debe formar parte de tu rutina. Es fundamental que leer sea parte de tu día a día para poder ver cómo va repercutiendo positivamente en tu mente y tu ánimo. Incluso, te darás cuenta de que se volverá necesario para tu vida mantener ese momento, ya sea leyendo como una actividad solitaria o hacerlo para un ser querido.

Ejercita tu cerebro

Así como es importante hacer ejercicio físico al menos tres veces por semana para mantener nuestro cuerpo sano, también es fundamental que nuestro cerebro se ejercite con frecuencia. Y para esto, el acto de leer es uno de los ejercicios que más ayuda a mantener nuestro cerebro sano y en forma. Esto no significa que el hecho de ser un lector habitual pueda volvernos inmunes a cualquier tipo de enfermedad degenerativa como la demencia o el Alzheimer, pero sí es verdad que retrasará el envejecimiento de nuestra mente. 

Es que leer con frecuencia nos hace más resistentes a las lesiones que puede llegar a tener nuestro cerebro, mejorando así la reserva cognitiva. Esto se debe a que, al momento de leer con atención, nuestro cerebro necesita coordinar diversas y múltiples funciones. Por eso es que al momento de mantener una lectura con atención, enfocados en comprender cada una de las oraciones, es que desarrollamos el pensamiento analítico y crítico.

Hoy en día contamos con tanta información y contenido dando vueltas por tantos medios y dispositivos que consumimos, que el hecho de poder ejercitar nuestro cerebro es un acto más que importante. No sólo nos ayudará a mantenernos sanos, sino que podremos ganar conocimiento al mismo tiempo.

Además de la lectura, hay otras actividades que también ayudan a mantener nuestra atención y mente activa, como lo son el ajedrez, aprender un idioma o hacer sopas de letras y crucigramas. Todo aquello que ejercite nuestra mente es, incluso, de gran ayuda en personas mayores.

Reduce el estrés

Según una investigación llevada a cabo por la consultora Mindlab International en la Universidad de Sussex, la lectura puede llegar a reducir el estrés en un 68%. Es que el hecho de poder desconectarnos del mundo que nos rodea a través de distintas historias con personajes que vamos descubriendo página tras página, nos llega a un estado de relajación corporal.

Cualquier tipo de lectura es un gran ejercicio de relajación. Con tan sólo 6 minutos de lectura podremos distendernos, ya sea a través de un libro físico o un eBook a través de cualquier dispositivo. Es que a medida que vamos pasando las páginas, nuestros músculos abandonan su estado de tensión, a la vez que los niveles de cortisol (la conocida hormona del estrés) desciende.

Incluso, y según la investigación anteriormente mencionada, disfrutar de un momento de lectura trae calma a una persona de una manera más eficiente que muchas otras actividades, tal como sí puede ser escuchar música o salir a dar una vuelta en bicicleta o caminando. 

Mejora el descanso

¿Te cuesta dormir por la noche? ¿Eres de las personas que se acuestan temprano pero no logran relajarse lo suficiente? Entonces la lectura es, nuevamente, tu invitada especial. Es que, como vimos anteriormente, leer ayuda al cerebro a entrar en estado de relajación. Y, sin dudas, esto ayudará a que concilies el sueño.

Sin ir más lejos, mantener como costumbre leer un libro al menos media hora antes de dormir, le llevará a nuestra mente la señal de que es momento de relajarse y prepararse para descansar. Eso sí, si realmente poder lograr la relajación necesaria para dormir es un problema para tí, entonces lo mejor será que no estés en la cama cuando leas. De igual modo, lo mejor será apagar cualquier otro dispositivo que pueda distraerte y simplemente dejarte llevar por la lectura. Una vez que te sientas lo suficientemente relajado, entonces puedes ir a descansar.

Desarrolla la creatividad

Sin dudas, leer es una gran manera de desarrollar la imaginación y la creatividad. Se trata de una actividad que le permite a uno abrir su mente a distintos mundos. Y sean reales o imaginarios, de seguro te encontrarás con perspectivas distintas a las tuyas, lo que te hará conocer nuevas ideas, despertar tu imaginación y activar tu mente.

Además, desarrollar la imaginación a través de la lectura ayuda a mejorar la memoria. Es que al leer, principalmente libros de ficción (ya sea fantasía, policiales, novelas o cuentos, entre otros), se dan ciertas conexiones en el cerebro que permiten abrirnos a ver distintas perspectivas de una situación. Esto es algo que también ayuda en tu vida diaria a la hora de hacerle frente a determinados conflictos y resolver ciertas situaciones.

Genera mayor empatía

Leer es, sin dudas, una de las actividades que mejor pueden hacerle a una persona. No sólo por el hecho de disfrutar de un momento, poder relajarse y ejercitar nuestro cerebro. Además, la lectura permite que podamos desarrollarnos como personas, ya que nos permite pensar a partir de otros puntos de vista distintos a los que estamos acostumbrados.

Cuando leemos ficciones, donde conocemos cómo siente y piensa uno o más personajes, nos ponemos a prueba. Esto nos permite replantearnos cómo percibimos determinadas situaciones, pensar por qué actuamos como actuamos, así como ponernos en la piel de otros. Por lo tanto, leer nos permite aprender a ser más empáticos. 

Podemos decir que leer es una de las actividades que más ayuda a la hora de ejercitar nuestro cerebro. Proteger de un deterioro cognitivo prematuro a nuestro cerebro y reducir el riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas son tan sólo algunos de los grandes beneficios de leer. Pero, fundamentalmente, leer nos permite conocer nuevos universos, dejarnos llevar por historias fascinantes que despierten distintos sentimientos y emociones en nosotros. Leer es un beneficio por sí mismo.